Perfil CLI



El perfil de los integrantes de la Comunidad CLI se centra en el humanismo cristiano que emana de su Horizonte Institucional, fundamentado en la persona de Jesús, el Gran Maestro, y en especial en los principios y valores que se desprenden de la Pedagogía de la Misericordia, a través de los dos textos bíblicos que sustentan nuestra Propuesta Educativa: Parábola del Buen Samaritano y Camino de Emaús.

Por ello, la formación humana que ofrece el Colegio la Inmaculada a sus estudiantes, Padres de Familia, Docentes, Administrativos, Servicios Generales y toda aquella persona que por cualquier motivo entre en relación con el Colegio, tiene como finalidad, brindarle a la sociedad y al mundo:

  1. Personas seguras de sí mismas, autónomas, conscientes de que su ser individual es realmente valioso cuando se pone al servicio del otro.
  2. Personas reflexivas y críticas frente a su realidad personal y social para aportar con su ser, su vivir y su actuar, a la construcción de una sociedad más justa y solidaria.
  3. Personas respetuosas y éticas en todos los ámbitos personales, familiares, laborales y sociales, conscientes de que sólo así se logrará la construcción de una sociedad justa y equitativa.
  4. Personas sensibles y comprometidas con la necesidad y el sufrimiento de los demás, de la sociedad y de la naturaleza.
  5. Personas respetuosas con la diferencia del otro, de cualquier tipo que sea, dispuestas a brindar su conocimiento y creatividad para la convivencia pacífica, enriquecedora y armónica entre todos.
  6. Personas que vivan y transmitan la felicidad que nace del reconocimiento de sí mismos como seres amados por Dios al servicio de los demás, de la sociedad y de la naturaleza.
    Siendo conscientes de que la formación de las personas tiene su principal escuela en la familia, que el Colegio únicamente ayuda y acompaña en la misma, y que esta formación no termina nunca en los seres humanos, consideramos que, nuestra misión se centra únicamente en sembrar la semilla de esas cualidades, actitudes y aptitudes, con bases sólidas, para logar el tipo de persona que queremos brindarle a la sociedad y al mundo; pero es el propio ser humano, la persona (estudiante, familia, docente, etc ) quien realmente debe cultivar y cuidar de su formación, mediante su proyección particular de vida.

El estudiante CLI es una persona que disfruta los entornos educativos como campos de aprendizaje personal. Es un estudiante líder, crítico, propositivo y creativo que es capaz de aportar sus conocimientos con otros y para otros de manera integral, aplicando sus diferentes saberes en el mundo real. Sus fortalezas en la ciencia, la investigación, la espiritualidad, la tecnología y los diversos talentos, los pone al servicio de la construcción de una escuela y sociedad solidarias, sin indiferencia ante el sufrimiento humano y de la naturaleza.

El familiar CLI es una persona que se preocupa por la formación integral de su hijo, sobrino, nieto, etc,. Está dispuesta(o) a hacer parte del CLI como participante activo. Es una persona cibernauta, que le importa estar al día con todo lo que sucede en el mundo CLI, así que acepta el reto de estar conectado con CLI virtual y presencial. Para él/ella la espiritualidad es uno de los valores más importantes en la formación de la persona. El entorno influye y el contexto construye la sociedad por lo que también necesita conocer con claridad cuál es el horizonte Institucional donde se formará al estudiante.

Los vemos crecer y crecemos juntos

Reporterita CLI

Experiencia en CLIGarden