Hacia una comunicacion asertiva, constructiva y samaritana


“La muerte y la vida están en el poder de la Lengua, y el que la ama comerá de sus frutos”
Proverbios 18-21

https://3.bp.blogspot.com/-TDxDiUCyDxE/VvGDJASaDeI/AAAAAAAAE5c/y-icCGFt39wXlt6ojPZ7dGxCA08d5fDcw/s1600/SAMARITANA.-JAMES%2BTISSOT.-S.XIX-XX.jpgAl igual que en las ágoras, los concejos o en los caminos recorridos por los grandes sabios y filósofos de la historia, la comunicación es un elemento crucial para expresar nuestras ideas, emociones, inquietudes, propuestas y alternativas.

Aún así, muchas veces la comunicación, aunque es un proceso objetivo con una intencionalidad clara, tiende a tener unas connotaciones subjetivas y a verse ligada a la percepción emocional de la persona que remite o recibe un mensaje, así mismo, es innegable el hecho de que toda comunicación tiene algún efecto en nuestra persona.

La carga anímica que un mensaje llega a generar teniendo en cuenta los escenarios y espacios en los que se gesta, en donde usualmente la predisposición, los egos y la rutina emocional, tienden a hacer que generemos canales de comunicación que no son asertivos, o no resultan provechosos, valiosos o útiles para la comunidad.

Sin lugar a dudas, nuestra labor como docentes recae en aprender a generar canales asertivos en todos los escenarios en los que nos desenvolvamos (sean las aulas, un diálogo personal o sencillamente, una comunicación enviada a padres de familia y/o acudientes), de manera tal que nos movilicemos en un ámbito en el que las situaciones que circundan nuestra relación con padres o estudiantes, permitan evidenciar una postura coherente, analítica y consciente de nuestro horizonte institucional y a su vez favorezca la visualización de nuestro rol ético como maestros y acompañantes del proceso formativo que adelantamos.

“Y Dios continuó dando a Salomón sabiduría y entendimiento en medidasumamente grande, y una anchura de corazón, como la arena que está sobre la orilla del mar”

Reyes 4:29

Así pues, es importante apelar a la sabiduría y al entendimiento para aprender a leer y codificar los mensajes que enviamos y recibimos, para asegurar la comprensión de nuestras palabras, y utilizar nuestro saber para curar y daraliento, al otro, buscando ser creación, evangelio y formación; No dudemos en usar nuestra vocación como instrumento generador de caminos de dialogo, amor y compromiso.

Para tal fin, tengamos en cuenta las siguientes pautas de conversación al momento de interlocutar con los padres de familia.

 Analizar la pertinencia de los mensajes que recibimos o enviamos de acuerdo al análisis de la situación en la cual se estructura el mensaje.
 Hacer evidente una actitud de cordialidad e interés frente a las dudas, inconformismos e inquietudes de los miembros de la Comunidad Educativa.
 No descuidar la ortografía, coherencia y redacción del párrafo, sin dejar de hacer clara la intencionalidad del mensaje, procurando siempre hacer sentir importante a la persona sin importar la gravedad o complejidad del caso a atender.
 Solicitar siempre la revisión de una segunda persona o realizar una segunda lectura del mensaje a enviar, observando la pertinencia y la coherencia del mensaje que se enviará a los padres de familia.
 Manifestar una actitud conciliadora, que permita al padre evidenciar el proceso facilitador del docente que responde el comunicado.
 Tener una emocionalidad neutra que no se deje contaminar de las emociones del remitente del mensaje, y permita crear un ambiente de diálogo en el que el padre o el estudiante manifieste sus dudas e
inconformismos.
 Aprender a discernir y comprender, sin generar juicios previos, y permitiendo al otro descargar sus emociones e inquietudes antes de plantear nuestras perspectivas.
 Manifestarnos y expresarnos siempre desde la coherencia de nuestra labor frente a las bases del horizonte institucional del CLI.

 Promover la conciliación entre las partes y salvaguardar la estabilidad emocional y psicológica de todos los miembros de la comunidad.

Aprendamos a evangelizar y construir comunidad desde el conocimiento, el ejemplo y la espiritualidad; hagamos de nuestro entorno educativo, un espacio caracterizado por la comunicación asertiva, constructiva y samaritana.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *